Descubre todo sobre la enfermedad degenerativa de las articulaciones

La enfermedad degenerativa de las articulaciones es un padecimiento que se debe conocer a profundidad, para así poder prevenirlo, pues no tiene cura y avanza de forma progresiva, hasta deteriorar de gran manera la calidad de vida, ya que reduce considerablemente el movimiento y limita las diversas actividades.

 

Esta enfermedad consiste en el debilitamiento o la destrucción del cartílago que recubre las articulaciones. Dicho cartílago ayuda a los huesos a deslizarse, su ausencia hace que durante el movimiento se genere dolor. De forma general, esta enfermedad se asocia con pacientes de la tercera edad, aunque muchas personas jóvenes también pueden padecerla.

 

Asimismo, cuando el cartílago resulta dañado, el cuerpo de inmediato genera una respuesta en su defensa, para esto inicia el crecimiento de protuberancias óseas, las cuales se conocen como espolones y pueden restringir aún más el movimiento de la articulación.

 

Cabe destacar, que todas las articulaciones del cuerpo pueden verse afectadas por esta enfermedad, en una etapa inicial se dañan las articulaciones de los dedos de las manos y los pies hasta extenderse a las demás, incluso las de la columna vertebral.

 

En este caso, además de la destrucción del cartílago y el dolor que genera, también se ve afectado el nervio espinal con el crecimiento de los espolones, ya que estos ejercen presión sobre el, convirtiéndose en una situación aún más compleja.

 

¿Cómo tratar la enfermedad degenerativa espinal?

 

Cuando el cartílago se deteriora, sin importar cuál sea la articulación, no se puede curar. No obstante, se puede controlar para aliviar los síntomas e impedir que la enfermedad progrese, incluso es posible hacerlo sin tener que recurrir a intervenciones quirúrgicas complejas. Todo se trata de cambiar los hábitos de vida e introducir patrones saludables, por ejemplo:

 

  • Cuidar la higiene postural, esto es vital para el mejoramiento, es imprescindible cuidar la postura de la espalda cuando se está sentado por ejemplo y cuando se pasa largos periodos de tiempo de pie, también es vital cuidar la posición para dormir.
  • Evitar el sedentarismo, la ausencia de actividad física tiene un gran impacto en la salud de las articulaciones, para frenar la enfermedad conviene realizar ejercicios de bajo impacto que permitan aumentar la flexibilidad y la fuerza, así como ejercicios de estiramiento.
  • Utilizar medicamentos analgésicos y antiinflamatorios para el dolor, siempre bajo la recomendación del médico, quien debe evaluar cada caso para aconsejar así el medicamento indicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *